Probióticos vaginales, qué son y cómo usarlos

¿Qué es la microbiota o flora vaginal?

Antes de hablar de los probióticos vaginales, debemos entender qué es la microbiota vaginal y su función en el organismo de la mujer.

La microbiota vaginal, anteriormente conocida como flora vaginal, es el conjunto de bacterias que viven en la mucosa que recubre la vagina de la mujer.

Se trata de bacterias buenas, en su mayoría Lactobacillus, que actúan como una barrera natural ante microorganismos patógenos, realizando funciones beneficiosas y muy importantes dentro de la vagina:

probioticos vagina mujer sana
  • Evitar infecciones vaginales causadas por microorganismos patógenos: La presencia de esta microbiota vaginal genera un impedimento físico, una competencia competitiva, que evita que otros microorganismos patógenos colonicen la zona.
  • Mantenimiento del pH vaginal: La vagina requiere un pH ligeramente ácido. Esta flora vaginal, gracias a su metabolismo, produce ácido láctico que permite mantener el pH más bajo (más ácido). Este pH bajo evita el crecimiento de microorganismos patógenos que pueden producir una infección u otras patologías.

Las diferentes especies de la flora vaginal que conviven en la vagina lo hacen de forma equilibrada en lo que se llama homeostasis o eubiosis.

El problema surge cuando este equilibrio se rompe y comienza una o varias especies a crecer más de lo debido, produciendo lo que se llama una disbiosis de la flora vaginal. Es entonces cuando la vagina queda expuesta a un mayor riesgo de infección, como puede ser una vaginosis bacteriana o vaginitis, una candidiasis vaginal, una tricomoniasis o incluso infecciones del tracto urinario, así como cambios en el flujo vaginal.

¿Por qué puede producirse este desequilibro en la microbiota o flora vaginal?

Una alteración en la microbiota vaginal puede tener su origen en varios factores:

  • Tratamiento con algunos fármacos como antibióticos o antineoplásicos.
  • El uso de espermicidas en las relaciones sexuales, así como el uso de anticonceptivos.
  • La propia menstruación debido a su tendencia a elevar ligeramente el pH dificultando así la presencia de los Lactobacillus necesarios en la vagina.
  • Duchas vaginales. Un exceso de duchas vaginales, y especialmente si además se hace con productos higiénicos inapropiados para esta zona íntima, puede generar alteraciones en el equilibrio de la microbiota vaginal.
  • Higiene vaginal. Es importante mantener una higiene vaginal especialmente después de mantener relaciones sexuales.
  • Ropa muy ajustada. Utilizar ropa interior excesivamente prieta puede también generar alteraciones en la flora vaginal.

¿Qué son los probióticos vaginales y cuándo usarlos?

Los probióticos vaginales son productos que en su composición contienen los microorganismos que de forma natural forman parte de la microbiota o flora vaginal.

Es decir, se trata de un producto que se administra cuando por algún motivo se ha producido un desequilibrio entre todas las especies de bacterias existentes en la vagina, siendo necesario volver a recuperar el equilibrio y evitar así el riesgo de aparición de patologías por este motivo.

¿Qué tipo de probióticos vaginales existen?

Básicamente existen dos tipos de probióticos vaginales según se trate de vía de administración oral o vía vaginal.

Los probióticos para administración por vía oral son básicamente comprimidos o cápsulas, mientras que los probióticos para administración vía vaginal son los también llamados óvulos vaginales.

La ventaja de estos últimos respecto a los primeros reside en que su acción y absorción es mucho más rápida al haber sido administrados directamente en la propia vagina.

¿Cómo cuidar la flora vaginal?

Es importante mantener una serie de hábitos que ayuden a mantener una flora vaginal correctamente equilibrada:

  • Acudir al ginecólogo: Con una frecuencia, al menos, anual.

Aunque no existan síntomas de ninguna patología, es importante esta revisión ginecológica como medida de prevención ante cualquier posible patología.

  • Una higiene íntima adecuada, sin exceso, y con jabones apropiados.
  • Uso de ropa de algodón y que no esté muy ceñida o prieta.
  • Una buena alimentación, sana y equilibrada a la vez que una buena hidratación.
  • La administración de probióticos vaginales tras la ingesta de antibióticos para poder restituir la flora vaginal alterada.

No olvidemos que los antibióticos no son siempre muy específicos y pueden acabar tanto con la especie patógena responsable de la infección como con otras especies beneficiosas.


En el mercado existen numerosos tipos de probióticos vaginales. Veamos algunos de ellos:

Probióticos vaginales de administración vía vaginal

Muvagyn

Uno de estos probióticos es el Muvagyn, de los Laboratorios Casen Recordati. Se trata de cápsulas vaginales que contiene cada una un total de 1×108 cfu de las especies Lactobacillus gasseri y Lactobacillus rhamnosus lo que permitirá reestablecer la flora vaginal de este género de lactobacilos.

Fabricado por Casen Recordati, laboratorio de reconocido prestigio en la producción de productos farmacéuticos, gran parte de ellos para la terapia gastrointestinal, fruto de la fusión de Casen Fleet y Recordati. Es por tanto una garantía adicional en relación a la calidad del producto.

Seidibiotics

También por vía vaginal podemos encontrar Seidibiotics de los Laboratiorios Seidlabs.  En este caso se trata de un producto con un número total mayor de microorganismos pero distribuidos en una mayor diversidad de especies de Lactobacillus ya que tiene hasta 5 especies distintas de lactobacilos. Los óvulos vaginales de Seidibiotics tiene cada uno un total de 1,65×109 cfu de las especies Lactobacillus acidophilus W70, Lactobacillus brevis W63, Lactobacillus helveticus W74, Lactobacillus plantarum W21 y Lactobacillus salivarius W24 además de tener también Bifidobacterium bifidum W28.

Seidibiotics tiene una gran diversidad de microorganismos lo que lo hace idóneo para reequilbrar la flora vaginal.

Es importante no confundir este tipo de probióticos con otros óvulos vaginales que aun siendo efectivos e indicados para reducir el pH de la vagina y lubricar su epitelio, no contienen microorganismos en su fórmula, es decir no son probióticos.

Probióticos vaginales de administración vía oral

La administración de probióticos vía vaginal puede resultar incómoda en algunas pacientes por lo existen también probióticos que aun siendo indicados parar restaurar la microbiota o flora vaginal, se administran por vía oral.

Este tipo administración presenta algunas ventajas frente a la administración vía vaginal. Por una parte, al ser administrados vía oral se obtiene además de la acción local en la vagina, una acción intestinal donde también hay presencia de Lactobacillus y donde también debe existir una homeostasis o eubiosis. La presencia de Lactobacillus a nivel intestinal contribuye a mejorar el estado de la barrera intestinal, lo que a su vez favorece el correcto funcionamiento de la absorción intestinal.

Tiene además la ventaja de ser una vía de administración menos invasiva y que al ser más cómoda para la paciente presenta una menor tasa de abandono del tratamiento.

Entre estos tipos de probióticos de administración oral que podemos encontrar están:

Donacilus

Donacilus fabricado por los laboratorios EFFIK. Son cápsulas que contiene cada una 5.000×106 ufc de Lactobacillus reuteri RC-14 ® y Lactobacillus rhamnosus GR-1 ®. Está por tanto indicado para el tratamiento de la vaginosis bacteriana, infecciones del tracto urinario así como para la candidiasis vaginal.

Estas cepas Lactobacillus reuteri RC-14 ® y Lactobacillus rhamnosus GR-1 ® están registradas por CHR HANSEN, una multinacional danesa con más de 100 años dedicados a la nutrición, de los cuales los últimos 50 años dedicados también a los probióticos. Se trata de dos cepas muy estudiadas en los últimos 15 años con numerosas publicaciones y ensayos clínicos y que además están incluidas en la lista QPS status recommended biological agents. Por otra parte, la Food and Drugs Administration (FDA) ha asignado a estas cepas la calificación de GRAS (Generally Recognized As Safe), es decir, cepas seguras e inocuas.

Lactoflora

Lactoflora es una de los probióticos vaginales más conocidos y más vendido. Contien también microorganismos de la especie Lactobacillus rhamnosus pero en este caso es la cepa Lcr-35. Se trata de una cepa con numerosos estudios realizados sobre sus efectos beneficiosos tanto a nivel vaginal como intestinal(3)(4).

Este probiótico se presenta en cápsulas con 1.000×106 ufc de Lactobacillus rhamnosus Lcr-35. Está indicado para el tratamiento de la vaginosis bacteriana así para la candidiasis vaginal. Estudios realizados con esta cepa Lcr-35 han demostrado su eficacia con una reducción de la puntuación en el test de Nugent(3)

A diferencia de otros probióticos, contiene también Vitamina A que estimula el aumento de Inmunoglobulina A (IgA) afectando de forma importante en la respuesta inmune de la mucosa vaginal.

Es además un producto sin derivados del gluten y por tanto apto para personas con enfermedad celíaca.

Probio+ Intima

Existe también Probio + Íntima, un producto fabricado por Apyforme una compañía francesa con más de 40 años en el mundo de los productos naturales. Este producto contiene cápsulas con 10.000×106 ufc de Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus reuteri y Lactobacillus Crispatus. Es el que mayor concentración de Lactobacillus aporta en cada dosis.

El etiquetado del envase indica 40.000 millones de ufc, lo que puede resultar confuso ya que esta cifra representa la dosis diaria si tomásemos 4 cápsulas/día, que sería el caso de tomar la dosis más alta. Cada cápsula tiene 10.000 millones de ufc. Por otra parte, el etiquetado tampoco indica las cepas específicas que lleva el producto, algo que sí que hacen otros fabricantes.

Este producto no contiene prebióticos como Inulina o FOS. No aporta por tanto sus ventajas pero por otra parte evita la intolerancia que produce con cierta frecuencia la ingesta de prebióticos.

Physioflor

También podemos encontrar Physioflor, fabricado por el Laboratorio francés Iprad. Este probiótico tiene en su composición una única especie de Lactobacillius, en concreto Lactobacillus crispatus a una concentración de 1×109 ufc/cápsula. Esta especie de Lactobacillus es la predominante en la vagina en comparación con el resto de especies de este mismo género.

Physioflor contiene concretamente la cepa Lactobacillus crispatus IP 174178. Su eficacia sobre la vaginosis bacteriana quedó demostrada en un estudio realizado en Francia y coordinado por el Instituto Fournier de París(5)

DONNAPlus Flora Íntima

Por último, existe la opción de DonnaPlus, fabricado por Ordesa, un laboratorio español con más de 75 años fabricando productos para alimentación infantil aunque actualmente se centra en la población general, no solo la infantil.

DONNAplus Flora íntima contiene 4 cepas de lactobacillus, en concreto se trata de Lactobacillus crispatus LBV88, Lactobacillus rhamnosus LB21, Lactobacillus jensenii LBV150 y Lactobacillus gasseri LG36. Tiene además fructooligosacáridos (FOS) un prebiótico, lo que hace que estemos ante un simbiótico.

Estas cepas habituales en la microbiota o flora vaginal y han demostrado su eficacia en recuperar y mantener el equilibrio de la misma así como en el tratamiento de diferentes tipos la vaginosis bacteriana con una disminución del índice de Nugent.

Women’s Probiotic – Health Labs Nutra

Women’s Probitic es un completo probiótico fabricado en Estados Unidos por Health Labs Nutra, una compañia con una gran variedad de productos para el cuidado de la salud.

Este producto contiene una mezcla de probióticos, en concreto 6.000×106 ufc de Lactobacillus Plantarum, Lactobacillus fermentum, Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus reuteri, Lactobacillus rhamnosus y Bifidobacterium bifidum. Contiene además fructooligosacáridos (FOS) como prebiótico que ayuda al crecimiento de los microorganismos autóctonos de la vagina.

Una característica importante de este producto y que lo diferencia del resto, es la presencia de CranGyn® una fórmula exclusiva que contiene arándano, un compuesto que ha demostrado su eficacia en el tratamiento de infecciones del tracto urinario según diversos estudios(7)(8). El arándano es uno de los productos de herbolario más venidido en los Estados Unidos por conocido uso medicinal. Asimismo contienen D-Manosa, un azúcar que ha demostrado también su capacidad para evitar la adhesión de bacterias patógenas (E. Coli) al tracto urinario con lo que actúa de forma sinérgica junto al arándano(9)

OptiBac

OptiBac fabricado en Reino Unido por Wren. Son cápsulas con 2.300×106 ufc de Lactobacillus reuteri RC-14 ® y Lactobacillus rhamnosus GR-1 ®. Es decir, se trata de los mismos microorganismos que ya hemos visto en otros productos de esta misma página y a un precio más reducido. Al igual que otros probióticos con la misma composición, son adecuados para el tratamiento de la vaginosis bacteriana, infecciones del tracto urinario así como para la candidiasis vaginal.

Como ya mencionamos anteriormente, estas cepas Lactobacillus reuteri RC-14 ® y Lactobacillus rhamnosus GR-1 ® están registradas por CHR HANSEN. Son dos de las cepas sobre las que más estudios se han realizado tanto invitro como invivo. Cuantan con la seguridad de estar dentro de la lista QPS y ser reconocidas como microorganismos GRAS (Generally Recognized As Safe) por la FDA, es decir, cepas seguras e inocuas.

Women’s Probiotic 20 Billion

Este producto reúne 3 bacterias ácidolacticas probióticas: Lactobacillus rhamnosus HN001, Bifidobacterium lactis HN019, Lactobacillus acidophilus La-14®

Existen varios estudios que demuestran las excelentes propiedades de estas bacterias – en conjunto o por separado – en la salud de la mujer.

Lactobacillus rhamnosus HN001 mejora la inmunidad en mujeres embarazadas(10). También se han hecho estudios junto Bifidobacterium lactis HN019 en los que se compara su actividad frente a un placebo y donde se ponen de manifiesto sus efectos protectores inmunes(11).

Otros estudios han mostrado cómo la combinación de Lactobacillus rhamnosus HN001 y Lactobacillus acidophilus LA14 favorece el crecimiento de estos Lactobacilos en la vagina(12) y en casos de candidiasis, inhibe el crecimiento de Candida albicans, reduciendo además los síntomas y probabilidad de recurrencia cuando se administra junto el tratamiento con antifúngicos(13).

Women’s Biotics 25 billion de HSN

Probiótico muy completo, fabricado por HSN, compañía española con más de 10 años en el sector de los suplementos dietéticos.

Women’s biotics tiene 25.000 millones de ufc de un total de 11 microorganismos probióticos, tanto lactobacilos como bifidobacterium. Este producto es también un simbiótico ya que contiene además dos prebióticos, en concreto fructooligosacáridos (FOS) e Inulina.

En cuanto a su contenido en probióticos, la gran mayoría de ellos han manifestado sus propiedades beneficiosas para la salud íntima de la mujer, así como en el tratamiento de la vaginosis bacteriana. Estudios realizados en mujeres con L. rhamnosus, L. acidophilus y L. Fermentum(14)(15)(16) han demostrado su eficacia tanto en el aumento de presencia de lactobacilus en la vagina como en el tratamiento de vaginosis bacteriana.

De igual modo, estudios similares(17) realizados con L. Plantarum han demostrado su eficacia en el tratamiento de la candidiasis vaginal.

Otras especies de lactobacillus como son Lactobacillus brevis, Lactobacillus salivarius y de nuevo Lactobacillus plantarum, también han demostrado su efectividad en el tratamiento de esta vaginosis bacteriana(18). Asimismo L. reuteri junto con L. rhamnosus también han mostrado una recuperación de la microbiota vaginal(19).

Garden of Life – Raw Probiotics Vaginal Care

Probiótico de la conocida marca Garden of Life, de la compañía canadiense Atrium Innovations, empresa con más de 20 años como líder en suplementos alimenticios, vitaminas, minerales y probióticos en el continente americano.

Este producto aporta un total de 50.000 millones de ufc de 6 probióticos del género lactobacillus (L. rhamnosus, L. acidophilus, L. fermentum, L. reuteri, L. paracasei y L. salivarius). Se trata de microorganismos con numerosos estudios ya mencionados que demuestran sus efectos beneficiosos tanto en el tratamiento de la vaginosis bacteriana como en casos de candidiasis vaginal y para mantener el equilibrio adecuado de lactobacillus, el principal género presente en la microbiota o flora vaginal.

La diferencia de este probiótico respecto a otros productos – y que de hecho es la referencia que caracteriza a esta marca Garden of Life – es el uso de otros fermentos derivados de probióticos naturales. De esta forma, Raw Probiotics Vaginal Care incluye en su composición un derivado del kéfir, con todos los microorganismos probióticos que esto conlleva puesto que, de los granos de kéfir, a día de hoy, se han podido aislar e identificar una treintena de especies bacterianas, siendo la mayoría de ellos lactobacillus y que están dentro de este producto.

Este probiótico cuenta con muy buenas reseñas y referencias muy positivas por parte de pacientes del género femenino. Producto muy recomendable.

Provecos Íntimo

Probiótico de la compañía española Vecos Nucoceutical. Tiene un portfolio con una amplia gama de productos para la salud.

Provecos Íntimo contiene 5.000 millones de ufc por cápsula de dos probióticos: Lactobacillus rhamnosus y Lactobacillus  reuteri. Se trata de dos microorganismos sobre los que se han hecho estudios clínicos en mujeres para analizar su actividad beneficiosa en el tratamiento de la candidiasis bacteriana cuando actúan en conjunto con el tratamiento antifúngico correspondiente(20)(21).

Es también un producto que ayuda a mejorar la microbiota o flora vaginal, especialmente en el caso de mujeres postmenopáusicas(22).

CandiStop

Candistop es un producto de origen checo diseñado para combatir la candidiasis. Se trata de una combinación de 2.000 millones de ufc de 7 bacterias acidolácticas encargadas de recuperar la microbiota vaginal y que contiene además fructooligosacáridos (FOS) e Inulina como prebióticos.

Pero el elemento diferenciador de Candistop frente al resto es la presencia en su composición ¡de ajo! y en concreto, de la sustancia activa que hay en su interior y que se denomina alicina. Según diversos estudios, escasos y realizados in vitro, hay evidencias de que la alicina tiene la capacidad de inhibir el crecimiento de Candida albicans, responsable de la candidiasis en mujeres(23)(24).

Se trata de estudios in vitro, no in vivo y sin una base robusta que permita afirmar esta capacidad terapéutica. Hace algunos meses, una conocida ginecóloga americana tuvo que avisar del riesgo que suponía la introducción directa de dientes de ajo en la vagina ante el número cada vez mayor de mujeres que optaron por esta medida “terapéutica” para combatir la candidiasis.


Hemos visto los beneficios que aportan la administración de probióticos tanto vía vaginal con óvulos probióticos como con cápsulas administradas por vía oral. Los probióticos juegan un papel enormemente beneficioso para mantener un ambiente vaginal saludable para prevenir cuadros infecciosos y por el impacto que un estado saludable tiene en salud reproductiva de la mujer.


Todas las referencias bibliográficas a los artículos científicos — > Aqui

probioticos para ninos

Probióticos para Niños

probioticos intestinales

Probióticos Intestinales

probioticos para perros

Probióticos para Perros

alimentos probioticos naturales

Probióticos Naturales

prebioticos achicoria

Prebióticos