Prebióticos

prebioticos

No debemos confundir Prebiótico con Probiótico. Un probiótico es un microorganismo y un prebiótico ¡no lo es!

En relación a la definición de prebiótico, en los últimos años ha habido diferentes definiciones propuestas por distintos organismos internacionales que han ido modificando ligeramente la definición previamente definida. Así, actualmente se define prebiótico como “ingrediente fermentado selectivamente que da lugar a cambios específicos en la composición y/o actividad de la microbiota gastrointestinal, confiriendo así beneficios a la salud del huésped”.  Así es como lo definió la World Gastroenterology Organisation (WGO) en su informe de febrero de 2017 (1).

Básicamente se trata de fibra dietética, es decir, componentes de la dieta que nuestro organismo no puede digerir y que llegan de forma prácticamente inalterada al intestino grueso donde actúa como sustrato para ser fermentada por la microbiota intestinal (o flora intestinal) allí presente.

Por tanto, para que el prebiótico puede llegar de forma prácticamente intacta hasta el intestino grueso, ha de ser capaz de resistir a ser metabolizado o hidrolizado en las etapas previas (estómago, intestino delgado), es decir, capaz de soportar la acidez gástrica y a los enzimas digestivos además de tener que ser un tipo de molécula no absorbible a nivel del intestino delgado.

Pero además de alcanzar el nivel del colon, y hacerlo de forma intacta, para que sea realmente considerado prebiótico como tal, debe tener la propiedad de ejercer de sustrato específico para determinadas especies microbianas de modo que su presencia en el intestino grueso suponga una proliferación de aquellas especies específicas autóctonas y que como resultado de lugar a un efecto beneficioso para el organismo. Esta propiedad le confiere a los prebióticos un enorme potencial para modificar la microbiota intestinal y que permite que éstos sean una alternativa a los probióticos o ser administrados junto a ellos, en lo que se denomina simbióticos.

Los prebióticos son fundamentalmente carbohidratos, azúcares o polisacáridos que difieren en la principal molécula de azúcar que lo forma (fructosa, galactosa, etc), el número de moléculas y en el tipo de enlace químico que las une.

Los prebióticos más habituales que se pueden encontrar en el mercado como suplemento dietético son:

  • Inulina.
  • Fructooligosacáridos (también conocido como FOS).
  • Pectinas

Fructooligosacáridos (FOS) e inulina

La inulina y los fructooligosacáridos están muy relacionados puesto estos últimos derivan de la hidrólisis de la inulina. Este grupo de prebióticos tienen aportan grandes beneficios como son:

  • Favorecer el crecimiento de Bifidobacterias y Lactobacillus a nivel del colon.
  • Producir ácidos grasos de cadena corta reduciendo el pH del medio intestinal y creando un ambiente hostil para el crecimiento de especies potencialmente patógenas.
  • Favorecer la absorción de calcio, magnesio e hierro.
  • Absorber agua conforme atraviesan el intestino favoreciendo el tránsito gastrointestinal.
  • Incremento de peso de las heces
  • Pueden favorecer el crecimiento de ciertas bacterias que dan lugar a metabolitos que favorecen el crecimiento de otras bacterias también beneficiosas.

La inulina y fructooligosacáridos pueden presentar algún problema de intolerancia como flatulencia o presencia de gases como consecuencia del proceso fermentativo. Es importante ajustar bien la dosis, que se puede establecer en unos 2-3 tomas/día de 5 g cada una, pero que habría que reducir en caso de presencia de estos síntomas de intolerancia.

Prebióticos a base de Inulina

La Inulina es un prebiótico natural presente en las raíces de algunas plantas como es la Raíz de Achicoria o en el jugo que se puede extraer de otras como es el caso del Agave. Su molécula es una cadena de azúcares que dan lugar al sabor dulce que tiene. Es una fibra que no puede ser digerida por el intestino humano, pero sí por la microbiota intestinal.

Entre los productos con Inulina que podemos encontrar en el mercado varios tipos, generalmente en polvo para poder añadir a platos cocinados o a bebidas.

Prebióticos a base de Fructooligosacáridos (FOS)

Los fructooligosacáridos son muy similares a la inulina ya que son extraídos a partir de la hidrolisis de esta última.

Aquí podemos encontrar varios fabricantes, todos ellos con productos muy similares.

Prebióticos a base de Pectina

Las pectinas es otro grupo de fibras que tienen su origen en algunas verduras y en la piel de algunas frutas y cítricos (manzana, limón).

Aunque ejerce procesos similares a los FOS/Inulina, la ingesta de pectinas se asocia además con el crecimiento de una especie en particular Faecalibacterium prausnitzii, especie muy importante en la microbiota intestinal puesto que interfiere en el mantenimiento del epitelio intestinal por su producción de ácidos grasos de cadena corta, en concreto el butirato, muy importante por el aporte energético a las células epiteliales y por su capacidad antiinflamatoria.

Productos con Pectina que podemos encontrar en el mercado, algunos con Vitamina C y Calcio:

Polifenoles – Resveratrol

Los polifenoles se encuentran de forma natural en plantas, frutas, verduras así como en otros producto como el chocolate o el vino.

Su característica principal es su capacidad para actuar como antioxidantes.

Uno de los polifenoles más conocidos es el Resveratrol, un polifenol procedente de la uva y de Polygonum cuspidatum, una planta de origen asiático. Tiene propiedades antioxidantes y de antienvejecimiento.

A nivel intestinal, el resveratrol favorece el crecimiento de Akkermansia muciniphila un microorganismo presente en el intestino y con una función fundamental en la regeneración del epitelio intestinal.

El Resveratrol lo podemos encontrar en diversos fabricantes con composición cualitativa similar si bien cambia la cantidad de Resveratrol por cápsula o dosis.


REFERENCIAS

(1)World Gastroenterology Organisation, 2017.  Probióticos y prebióticos. Febrero de 2017

(2)Guess et al (2015) A randomized controlled trial: the effect of inulin on weight management and ectopic fat in subjects with prediabetes. Nutr Metab 12:36.

(3)Guess et al (2016) A randomized crossover trial: The effect of inulin on glucose homeostasis in subtypes of prediabetes. Ann Nutr Metab 68, 26-34.

(4)Larsen N, Bussolo de Souza C, Krych L, et al. Potential of pectins to beneficially modulate the gut microbiota depends on their structural properties. Front Microbiol. 2019;10:223. doi: 10.3389/fmicb.2019.00223

(5)Roopchand DE, Carmody RN, Kuhn P, et al. Dietary Polyphenols Promote Growth of the Gut Bacterium Akkermansia muciniphila and Attenuate High-Fat Diet-Induced Metabolic Syndrome. Diabetes. 2015;64(8):2847‐2858. doi:10.2337/db14-1916